Top10Listas.com en TwitterTop10Listas.com en Facebook

jueves, 27 de octubre de 2016

10 consejos para una conducción segura en Otoño

Después del verano, estación en la que la condiciones para la conducción son más sencillas, debemos estar preparados para lo que viene por delante, con la caída de las hojas de los árboles, la lluvia, la niebla, el hielo, y en general con todos los fenómenos meteorológicos adversos que nos pueden sorprender durante nuestros viajes. Además las noches se van haciendo más largas, lo que implica también un factor de riesgo de accidente mayor. Por todo esto, vamos con 10 consejos para una conducción segura en Otoño. Comenzamos con una serie de 5 recomendaciones previas al inicio del viaje o trayecto, para finalizar con los relacionados al desplazamiento en si mismo.

Conducción en otoño


1.Automóvil apropiado
Vamos por el principio de todo. Cuando nos planteamos la compra de un coche, debemos tener lo más claro posible para que lo vamos a utilizar. No es recomendable tener un 4x4 para realizar largos trayectos por carretera, poner solo por estética unas llantas de 17 pulgadas a un pequeño utilitario para trasladarse por ciudad, o llantas para bmw a un vehículo de gama baja. En zonas de montaña hay que llevar los neumáticos adecuados.

2.Vehículo a punto
Hay que hacer revisiones con frecuencia, y sobre todo comprobar los frenos. Con un tiempo menos apacible utilizamos más el limpiaparabrisas, los antiniebla, etc…, que deben funcionar de forma correcta, tras un largo periodo de inactividad.

3.Recambios imprescindibles
Es necesario llevar rueda de repuesto, y herramientas para su instalación; chaleco reflectante, y triángulos homologados.

4.Información
Es importante consultar lo que nos podemos encontrar por el camino. En la era digital es muy sencillo estar al día sobre las condiciones meteorológicas, utilizando internet, aplicaciones, e incluso el teletexto.

5.Conductor en estado óptimo
Siempre que un conductor se ponga al mando de un coche, debe estar en la mejor situación posible, más en condiciones adversas como las que estamos tratando. Por eso debemos evitar las comidas copiosas, y ni que decir, las drogas y el alcohol.

6.Paradas frecuentes
En viajes largos siempre hay que parar con el objetivo de descansar un poco y recuperar. Y cuanto más atentos estamos por el estado de la carretera y del tiempo, más lo necesitamos. Detenerse cada 2 horas o siempre que se observe fatiga o somnolencia, y hacer ejercicios respiratorios o andar para recuperar la capacidad necesaria para conducir.

7.Visibilidad
Es esencial ver bien y ser visto. En otoño anoche mucho más pronto, y debemos estar atentos para encender las luces. En las noches con lluvia, el barro y polvo salpicado se acumulan muy rápido en los faros e intermitentes del vehículo, reduciendo hasta un 50% su visibilidad; por lo que debemos limpiarlos en las paradas.

8.Distancia de seguridad
La distancia de frenado es mayor con lluvia y con calzadas mojadas, por lo que aumentaremos la distancia de seguridad respecto al vehículo delantero.

9.Anticipación y disminución de velocidad
Saber reconocer con anticipación los tramos más peligrosos, y disminuir de forma lenta y progresiva la velocidad, por ejemplo en zonas con hielo, evitando frenar o cambiar de dirección con brusquedad. Por las noches, al circular con luz de cruce, la zona iluminada por los faros puede ser muy inferior a la distancia de parada, por lo que es aún más importante esa reducción de velocidad.

10.Interior del vehículo
Mantener el automóvil aireado, a los niños bien colocados en sus sillas, escuchar la radio o música, pero siempre concentrados en la conducción.